Promotor de la limpiezaHongos y bacterias forman parte del medio ambiente agrícola, siendo necesarios para el mantenimiento y equilibrio del ecosistema. La microbiota natural presente en los vegetales actúa como una barrera que impide la proliferación de microorganismos alterantes y patógenos en plantas y frutos. Sin embargo, algunos de los microorganismos presentes en el ambiente del invernadero pueden ser, por sí solos, causa de importantes pérdidas al producir enfermedades en las plantas durante el cultivo. Estos microorganismos pueden llegar hasta los frutos a través del propio sistema circulatorio de la planta, por el agua empleada en el riego y manejo del cultivo, mediante insectos transmisores o bien por contacto con útiles o herramientas contaminadas, entre otras causas. Además, existen algunas especies bacterianas capaces de causar enfermedades en el hombre y que pueden estar presentes en el entorno agrícola de forma natural o debido a malas prácticas agrícolas, como el uso de fertilizantes o de agua en deficiente estado  sanitario o por una inadecuada manipulación.

En general, para el control de enfermedades en cultivos, se debe hacer un programa donde se considere la integración de todas las  posibilidades de control para tender a un uso racional de los productos fitosanitarios,  causando el mínimo impacto ambiental y económico y que los productos cosechados sean inocuos. De acuerdo a las especificaciones técnicas de Buenas Prácticas Agrícolas de hortalizas de fruto cultivadas en invernadero:

 

La prevencion consiste en la desinfeccion de los suelos y sustratos, antes de sembrar o plantar y observar daÑos en las plantas; y en la desinfeccion de estructuras y embalses.

 

Promotor de la limpieza1. A fin de cortar los ciclos de patógenos que quedan en el suelo de un año a otro o en el caso de presentarse enfermedades del suelo, se deben realizar desinfecciones y tratamientos localizados en el sitio donde se presenta la enfermedad.

2. Con el fin de disminuir inóculos de patógenos de un cultivo a otro, se recomienda desinfectar las estructuras del invernadero anualmente.

3. Desinfectar constantemente las herramientas y manos de los trabajadores durante las prácticas de manejo del cultivo (poda, deschuponada, deshojes, amarres, descuelgue de plantas, cosecha, etc.)

4. Se deben ubicar bandejas de desinfección de zapatos a la entrada del invernadero para evitar el ingreso de patógenos o contaminación del cultivo

5. Es importante tener en cuenta que durante las labores de poda se debe realizar la desinfección o lavado de manos, de herramientas o guantes.

6. Antes de iniciar cada cultivo hay que desinfectar el sistema de riego, goteros, gomas, balsa, para evitar  problemas con Phytophthora y Pythium. Ya que los microorganismos que se crean en el agua de las balsas pasan a la red de tuberías de riego, de modo que en las instalaciones de riego, en las que se emplean nutrientes mezclados con el agua, los microorganismos se nutren y crecen cada vez más, convirtiéndose en filamentos que obturan los goteros y pueden incluso llegar a cegar las tuberías.

7. Después de trasplantar, realizar una desinfección de las raíces jóvenes de las plantas para evitar  la posible entrada de hongos y bacterias y previene el ataque de posibles enfermedades de suelo, y así la raíz crece limpia y sana.